STALKEANDO A POL BARBERO

Pol Barbero, también conocido con el apodo D3SERT PUNK, es productor musical y artista digital nacido en Sabadell, Barcelona. Su obra plástica nos inunda con potentes ritmos visuales y sonidos punzantes, conformando microambientes únicos y conmovedores. Su visión sobre los nuevos lenguajes y la expresividad de su obra nos cautivó desde el primer momento.

Pol formará parte de la próxima exposición TRANSarte y recientemente ha realizado FUCK WAR [stop Putin] para Kripties como obra protesta por la invasión rusa a Ucrania.

¿Cuándo nace tu interés por crear?

Desde que recuerdo me ha gustado dibujar. De pequeño me encantaba leer cómics y luego dibujar los míos propios. También recuerdo estar horas jugando con plastilina creando mis historias y mundos imaginarios. Otra cosa que me gustaba mucho era, después de jugar al Super Mario World de la SuperNintendo, diseñar y dibujar en un cuaderno mis propios niveles y laberintos, con sus trampas y pasadizos secretos.

¿Placer o necesidad expresiva?

Ambas. depende de la época, el día o el momento. Soy una persona a la que le cuesta expresar y compartir sus emociones con palabras. La creatividad me ha permitido canalizar mis inquietudes y me ha ayudado mucho en momentos difíciles. Pero también es cierto que me encanta tirarme a la piscina por puro placer, por experimentar. Se me pueden ir las horas volando y sin darme cuenta…

¿Qué te hizo ser consciente de que tu obra canaliza tu deseo de explorar?

La verdad es que nunca he sido muy consciente de esto (risas). Simplemente disfruto experimentando y me dejo llevar.

¿Cómo estás viviendo la irrupción del arte NFT? ¿Oportunidad o burbuja?

Ambas. Creo que están surgiendo grandes artistas y nuevos lenguajes expresivos gracias al NFT, pero también veo mucho oportunismo y proyectos que solo buscan el dinero fácil y rápido, sin más interés que el especulativo. Pero sin duda, creo que la tecnología NFT es una gran herramienta, una oportunidad para el mundo del arte.

¿Podrías definir una motivación u obsesión que actualmente impulse tu obra?

A nivel estético y de forma, yo vengo del mundo de la música electrónica underground y algo que me fascinó desde el primer momento es el concepto de loop. Cómo los patrones y ritmos repetitivos casi tribales consiguen generar en la gente ese estado de trance casi hipnótico o meditativo si dejabas llevar por sus sonidos, ritmos y frecuencias… así que, cuando inicié esta etapa, tuve claro que era justo eso lo quería transmitirlo en mis obras; mezclar imagen y sonido me permite crear piezas que atrapen al espectador en un loop infinito, sin más límites que los de la propia mente del espectador. Y todo esto encajaba muy bien con un concepto que siempre me ha fascinado, la sinestesia: la percepción de una misma sensación a través de distintos sentidos.

Por otro lado, me encuentro en un momento en el utilizo mis obras para hacer introspección y ver cómo soy capaz enredar y dejar atrapado al espectador en esa pieza y reflexión sin fin.

¿Crees que el arte digital ayudará a que el arte cale en las generaciones más jóvenes?

Sí, creo que es un medio con el que los jóvenes se sienten identificados y que entienden muy bien. Es una puerta de entrada al arte; para mí lo fue además por la parte creativa.

La popularización del arte digital ¿será beneficiosa o perjudicial para el arte?

Lo veo como una gran oportunidad, tanto para renovarse como para encontrar nuevos medios y lenguajes de expresión, y para que las nuevas generaciones se identifiquen y lo adopten en su día a día. Yo vengo de una generación donde la consolidación de lo digital ocurre en mi adolescencia. No creo que lo digital venga a sustituir lo analógico o el arte tradicional, sino que en la mezcla de ambos mundos está el verdadero potencial.