CINCO PREGUNTAS: FRAN MOSTAZO

Fran Mostazo es Doctor en comunicación por la Universidad de Málaga, cuenta con una amplia experiencia en el sector siendo experto en comunicación interna y externa de empresas e instituciones.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Ha sido de una forma natural. En los últimos años, he desarrollado mi trabajo en el ámbito del arte y la cultura en el que lo digital ha ido ganando terreno a otras formas de comunicación. Poco a poco estos dos mundos me han llevado a conocer nuevos conceptos como el del criptoarte que ha generado una auténtica revolución tanto en la difusión como en el consumo de contenidos creativos.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

La concepción que teníamos del mundo del arte ha cambiado para siempre. El criptoarte ha introducido una nueva modalidad de relación entre el artista y el consumidor de su obra, abriendo nuevas vías que favorecerán la creación. Uno de los beneficios más evidentes que ha traído ha sido la protección de la obra contra la falsificación, ya que todo la información relevante se almacena de forma inalterable en el blockchain y no se puede volver a editar.

¿Y a la sociedad?

La llegada del criptoarte puede ser una buena oportunidad para que las nuevas generaciones se acerquen al arte desde otro plano ya sea consumiendo o creando.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

La selección de obras será primordial. Al igual que ya ocurre en el mercado tradicional de arte, los criterios objetivos de los profesionales son fundamentales para validar la calidad artística de una creación. El salto tecnológico provocará también un reciclaje y una adaptación al nuevo mercado por parte de los curators.

¿Cómo ves el recorrido de Kripties en un par de años?

Kripties ha llegado en el momento oportuno, liderando en España la consultoría especializada en NFT y criptoarte con un equipo multidisciplinar de amplia experiencia en la creación artística, la gestión cultural, el marketing, la certificación digital y el Blockchain.

CINCO PREGUNTAS: JUAN ESTEBAN

Juan Esteban es nuestro director de lenguajes artísticos y, aunque se licenció en Bellas Artes con la especialidad de pintura, desde los noventa desarrolla su carrera profesional en el mundo digital participando en grandes proyectos corporativos. Tecnófilo inquieto, siempre entre gadgets, videojuegos y testeando software en beta, nos aporta su singular visión sobre el futuro inmediato del arte.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Me licencié en Bellas Artes, en pintura, en una época en la que la tecnología y las artes no se llevaban muy bien. Yo era un bicho raro porque crecí en un ambiente muy tecnológico; por entonces ya trabajaba con ordenadores a la vez que estudiaba y luego desarrollé mi carrera profesional en el ámbito de la publicidad y la comunicación. Siempre he vivido entre el arte tradicional y el mundo digital, así que diría que mi interés estuvo aquí siempre, de forma natural.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

El arte es universal y lo podemos encontrar en todo lo que hacemos. La llegada del criptoarte, para mí como creador, supone la normalización de una vía de expresión artística más que nos brinda posibilidades antes inalcanzables. Y tan importante o más es lo que puede significar para su consumo y difusión, muy especialmente entre las nuevas generaciones.

¿Y a la sociedad?

El criptoarte nos trae una visión del mundo romántica que me fascina: la de la belleza accesible para todos, aunque su propiedad sea única.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

Un papel fundamental. Yo creo que es la clave y el mayor reto de este gran movimiento. Los mercados necesitan confianza para crecer y estoy convencido de que la incorporación de criterios objetivos de valía artística, además de los tecnológicos, será vital para el éxito en el mercado.

¿Cómo ves el recorrido de Kriptie’s en un par de años?

Siento que estamos ante una oportunidad única en la que Málaga abandera el movimiento y la industria del criptoarte en Europa, y en la que Kripties pone su grano de arena para conseguirlo.

CINCO PREGUNTAS: LUCÍA MORENO

Lucía Moreno es nuestro experta en gestión de empresas. Pertenece a una familia de larga tradición empresarial y en ella conviven energía y capacidad analítica, siempre con los pies en el suelo. Cuenta además con una importante experiencia en marketing digital desarrollada en agencia.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Siempre he sido una persona inquieta y emprendedora, lo que me ha llevado a iniciarme en diferentes sectores como el de la publicidad y el marketing. Pronto me di cuenta de que el momento actual y el lugar donde nos encontramos es el idóneo para abordar el proyecto de Kriptie’s; estamos muy ilusionados y estamos decididos a contribuir en el impulso del arte y la cultura a través de la tecnología de la blockchain. Además, es difícil imaginar mejor forma de iniciar este viaje contando con mis compañeros, especialistas en diferentes áreas complementarias del arte, tecnología y comunicación. Estoy convencida de que el criptoarte es ya una realidad y que cada pronto tendrá una gran presencia en nuestras vidas.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

La irrupción del criptoarte va a suponer un impulso al consumo y disfrute del arte, pues posibilita al público global el acceso a obras de todo tipo sin que la localización o la plataforma supongan un freno.

¿Y a la sociedad?

En Kriptie’s estamos convencidos de que este movimiento va a suponer la universalización del arte, además de la globalización que antes mencionaba.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

Creemos fundamental contar con profesionales que faciliten a los creadores un asesoramiento en la orientación de su obra, pero también a coleccionistas en la selección de obras, garantizando así su autoría, originalidad y valor en el mercado.

¿Cómo ves el recorrido de Kriptie’s en un par de años?

Kriptie’s nace para dar respuesta al fuerte empuje que estamos presenciando en torno al criptoarte. Su recorrido será paralelo a lo que consiga calar en la sociedad y, hoy por hoy, las perspectivas son muy favorables. En el equipo lo vivimos con mucha ilusión y plena confianza en un gran crecimiento.

CINCO PREGUNTAS: ALEJANDRO DOMÍNGUEZ

Alejandro Domínguez es nuestro experto en blockchain y tiene un indudable carácter emprendedor. Tras 20 años ligado al mundo farmacéutico en Latinoamérica, Europa y Oceanía, pronto conoció y se inició en el mundo del blockchain y las criptomonedas, creando una empresa orientada a prestar servicio y asesoramiento en la compra, venta y uso de criptomonedas, proyectos en cajeros automáticos y sistemas de pago de Bitcoin y Altcoins.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Me inicie en el mundo de las criptomonedas años atrás y junto a unos socios creamos una empresa orientada a prestar servicio y asesoramiento en la compra, venta y uso de criptomonedas, proyectos en cajeros automáticos y sistemas de pago de Bitcoin y Altcoins, todo ello de una forma segura y de acuerdo a la legislación legislación vigente.

Siempre he tenido pasión por el mundo creativo en distintos campos, incluido el artístico, por lo cual no ha sido difícil fijarme que el mercado criptográfico es una posibilidad enorme y libre, en la cual los artistas pueden tener el reconocimiento de su valía y autoría acerca de sus obras.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

Principalmente, cuando hablamos de criptoarte hemos de comprender que hablamos también de Tokens y tokenización, especificamente de los NFTs (los llamados Tokens no fungibles), este tipo de tokens permiten mediante un contrato inteligente establecer las condiciones del mismo, como por ejemplo la comisión que cobrará el artista en traspasos futuros, así como su firma digital que no es más que la autoría de la obra en el mundo digital.

¿Y a la sociedad?

Antes que nada, debemos aceptar que los NFTs y las criptomonedas van de la mano en toda esta revolución artística digital encriptada; por llamarlo de alguna manera, introducirse en el mundo NTFs es también hacerlo en el mundo de las criptomonedas.

Bien, entendido esto y considerando que la sociedad está inmersa en una gran revolución digital, criptográfica, tecnológica y bancaria, el criptoarte permite no solo a los creadores artísticos acceder a mayor cantidad de público, sino también al coleccionista o al apasionado de arte invertir y poseer parte de alguna obra significativa, ya sea para su propio disfrute, inversión o para multiples usos como pueden ser la reproducción en formatos digitales o afines tecnológicos por la garantía mutua coleccionista-artista de la autentificación de la obra y los derechos de uso/disfrute de la misma, todo ello amparado en un contrato digital no modificable y remunerado en criptomonedas.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

Hablar de selección de obras es hablar de calidad y garantía artistica, el mundo del criptoarte no debe alejarse de los criterios libres de valoración de las mismas en el mercado, siempre influenciado por las tendencias artísticas del momento y por el reconocimiento al trabajo del propio artista, considero que en un futuro cada vez más próximo, no solo el criptoarte sino también la tokenización no fungible llegarán cada vez más a diversos profesionales en la materia y evolucionaran el mundo del arte tal cual lo conocemos ahora.

¿Cómo ves el recorrido de Kriptie’s en un par de años?

La apuesta de los que formamos parte de la familia Kriptie’s, tiene que ver no solo con lo artistico y tecnológico, también es una apuesta revolucionaría, socialmente hablando es acompañar con valentía y profesionalidad a nuestros artistas, entidades publicas y privadas, coleccionistas y afines para que se introduzcan en el mundo digital y encriptado con total seguridad y de la mano un equipo que va evolucionando día a día.

CINCO PREGUNTAS: RAQUEL PÉREZ

Raquel Pérez cuenta con una amplia experiencia en gestión cultural y comunicación en diversas empresas. Actualmente es la responsable de publicidad en el sector de la Banca, actividad que compagina con la promoción y divulgación de las diferentes manifestaciones artístico-culturales en nuevos entornos.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Comencé mi carrera profesional vinculada al mundo del audiovisual científico y la videocreación, en un momento en el que el avance de la tecnología y la digitalización abrían posibilidades hasta ese momento impensables, tanto para la creación como para la divulgación. Seguir de cerca el avance de la transformación digital en la que nos vemos inmersos para unir tecnología y creatividad aplicada a los ámbitos del marketing y la publicidad, para comunicar y vender mejor en mi trabajo, me ha llevado a conocer de cerca la actual revolución del criptoarte, basada en los NFT que suponen una oportunidad sin precedentes para la autentificación de contenidos audiovisuales, más allá del propio arte.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

La tokenización no solo al mundo del arte, sino a cualquier disciplina cultural e incluso a la ciencia, ofrece nuevos mercados globales en los que vender o darse a conocer.

Cada día surgen nuevos Marketplace con nuevas funcionalidades que facilitan la compra- venta, al igual que en su día surgieron las redes sociales. Estos markets se especializarán y segmentarán para dar respuesta a creadores, coleccionistas e inversores a medida que se conozcan y usen.

En este punto es fundamental la labor de Kriptie’s para ayudar a conocer las reglas que aún se están creando y conectar a los distintos agentes de la industria cultural, así como para tender puentes entre el arte convencional y el criptoarte.

El gran freno, en mi opinión, el desconocimiento y ausencia de regulación de la criptomeda, imprescindible para hacer las transacciones en el espacio NFT.

¿Y a la sociedad?

Más allá de los nuevos mercados, el criptoarte conlleva intrínseco la aceptación de la criptomoneda como herramienta de pago, independientemente de la especulación actual, porque es ya una realidad y ha venido para quedarse.

No hace tanto, pensar en euros o abandonar el uso de efectivo al sustituirlo por tarjetas era algo del futuro, y hoy, el euro digital está más cerca, las tarjetas se llevan en el móvil y los sistemas de pago online se han convertido en algo habitual de los que no somos de generaciones digitales, así que para los nativos…

Pero además, en el caso concreto del arte, el criptoarte pone en valor los estudios de arte 2d y 3d que indistintamente de su conocida incorporación a determinados mercados laborales como el de los videojuegos, la publicidad, la arquitectura o el diseño, ahora permite a estos artistas el desarrollo profesional en otros sectores, como por ejemplo, trabajar junto a los artistas convencionales que quieran llevar su obra más allá.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

Establecer criterios claros de mercadotecnia que permita otorgar rangos de precio en el criptoarte, es igual de importante que en el arte convencional. La expertización en el mundo del arte es clave y redunda en beneficios, tanto para compradores como para los artistas. En el mundo cripo, la variabilidad del valor de la criptomoneda en la que esté creado el token, hacen este tema algo más complejo e importante de cara a no sentirse engañado.

Por eso, antes comentaba la importancia de Kriptie’s y de tantos otros agentes que surgirán, que somos clave para ayudar a comprender y establecer las reglas del nuevo mercado, de forma que los artistas puedan dedicarse a crear y los coleccionistas a completar o crear nuevas colecciones de arte digital.

¿Cómo ves el recorrido de Kriptie’s en un par de años?

Lo que no me cabe duda es que Kripties evolucionará tanto como lo hará esta incipiente revolución de los NFT. Quizá veamos una blockchain europea o española, una apuesta desde la administración pública por los nuevos mercados y los artistas digitales; una herramienta para la conservación del patrimonio, y nuevas oportunidades en el mundo de la formación en el que las disciplinas plásticas más clásicas convivan con las digitales y nos ofrezcan las futuras obras maestras, que aun ni imaginamos.

Un mundo por recorrer en el que Kripties sin duda aportará valor en la expertización del arte.

CINCO PREGUNTAS: FERNANDO CARMONA

Fernando Carmona es el Product Manager de Kriptie’s. Tiene una larga experiencia como gestor cultural y comisario, labor que compagina con la de interiorista y paisajista. Apasionado del arte, también ha desarrollado una amplia actividad docente.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Siempre me ha interesado el arte y todo lo que afecta de alguna manera a la creación y exposición artística. Ya hacía unos meses que entre varios compañeros reflexionábamos sobre las exposiciones inmersivas, el material digital, etc. El criptoarte empezaba a ser próximo a lo largo de la pandemia, cuando lo digital y la producción artística experimentan un cambio absolutamente radical.

Los que como yo somos profesionales en el ámbito cultural y trabajamos fundamentalmente en museos, vimos de repente cómo lo digital se abría como único medio para no desaparecer en el confinamiento. No solo desde la difusión de las colecciones con nuevos formatos; vimos que mostrar arte era sin duda una cuestión de lo digital por pura supervivencia. Fue desde luego más que un simple interés.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

De momento aporta una fascinante visibilidad y accesibilidad. Creo que son dos cuestiones de peso.
Sin duda, además, amplía un espectro creativo brutal y una mayor libertad en el ámbito de la difusión por consiguiente un nuevo modelo de mercado. No solo hablamos de nuevos formatos, nuevos lenguajes, una nueva forma de producción, también hablamos de conservación, de nuevos modelos de consumo y, cómo no, de un nuevo público que encuentra en lo digital el tipo de “ventana” y un tipo de arte a los que quiere asomarse y donde vivir su experiencia.

¿Y a la sociedad?

Aún es pronto y el impacto de la pandemia sigue presente de una manera u otra, pero la sociedad es consciente de cómo el arte ha sido clave en la superación de los momentos más críticos de este proceso tan duro y doloroso. El arte en sus múltiples expresiones, ha supuesto un valor casi vital y lo digital ha sido absolutamente clave. No tengo duda de que ha venido para quedarse. Habrá que analizar cómo evolucionan todas las variables que lo han traído hasta aquí y cómo son asumidas por las nuevas generaciones. Destaca entre todo esto la penetración de la producción de videojuegos, desde mucho antes de la pandemia.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

Creo que es un papel fundamental. Ahora más que nunca es necesario rigor en ese proceso de selección y establecer parámetros de calidad y absolutas garantías con criterios y referencias que no desvirtúen esta transformación y que afecta especialmente también al mercado.

¿Cómo ves el recorrido de Kriptie’s en un par de años?

Creo que el proyecto ha realizado una labor de análisis previo muy riguroso y, desde luego, la globalización del arte, los nuevos medios de producción, los nuevos artistas, el avance tecnológico y un larguísimo etc. hacen de este un tiempo de especial idoneidad para esta transformación hacia lo digital; una transformación que no debe dejar a nadie atrás, incluidos los artistas más convencionales.

Este fenómeno se hace especialmente interesante en una ciudad como Málaga, sede ahora de importante marcas tecnológicas y de comunicación , ahora que se consolida como ciudad de los Museos y que tiene que seguir abanderando esa estrategia de apuesta por la cultura mirando más que nunca al futuro en un tiempo en que ,nuevos mercados , consumidores , creadores miran lo digital

Hay que estar en ese cambio y hay que apostar por él en marcos de absoluto rigor y seguridad. Sin duda en Kriptie’s tenemos claro ese proceso y dentro de dos años me gustaría verme inmerso en este fascinante proceso de transformación como referente.