Acuarela.

Si algo define el lenguaje de Juan esteban es la abstracción; la mancha, el color… son la base de un lenguaje rotundo pero no por ello alejado de matices y de especial sensibilidad.

Cualquier pretexto es válido para desarrollar todo un complejo mundo de formas contenidas en manchas de color que se funden creando un repertorio infinito de texturas que invitan al espectador a un viaje casi literario.

Blood es un excepcional ejemplo de ello. La mancha se recrea en si misma jugando caprichosamente, pero a la vez controlada para recrearse en todo tipo de formas, con una metáfora cromática a la sangre que salpica el papel con especial efectismo, con especial plasticidad, alejándose de lo dramático, de lo puramente gore , para ahora conformarse en nuevos entes capaces incluso de generar vida, nuevas células que parecen cobrar poco a poco identidad en un sinfín de nuevos organismos, una sangre de vida , en una consagración casi cósmica apenas esbozada.

¿Necesitas ayuda?

Escríbenos por el chat en línea o solicítanos una videoconferencia para asesorarte y acompañarte gratuitamente en el proceso.