CINCO PREGUNTAS: ANA GEMA GALÁN

Ana Gema Galán Torralba nace en Villa del Río, Córdoba, y se traslada a Madrid para su formación universitaria donde reside desde entonces. Cursa sus estudios universitarios en la Universidad Europea y se licencia en Economía y dirección de empresas trabajando en diferentes empresas y entidades financieras. Actualmente forma parte de la dirección de compliance en CaixaBank y compatibiliza su labor como docente en varios máster en esta materia.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Mi interés nace por ser un proyecto innovador.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

Ofrece al arte una nueva línea expresiva, de la mano de las nuevas tecnologías, y no quedarse en algo anticuado.

¿Y a la sociedad?

A la sociedad, poder tener el arte de forma alcanzable y asequible a todos, y no ser exclusivo por su coste.

¿A qué sector artístico crees que afectará de forma más inmediata?

Creo que afectará de forma más inmediata al cine y teatro.

¿Crees que este movimiento revolucionará la producción artística y sus lenguajes expresivos?

Creo que si se sigue en esta primera línea de innovación, revolucionará la forma de entender el arte a la par que la forma de entender toda la sociedad y, por tanto, su lenguaje actual complejo e innovador.

La criptomonedas son las nuevas formas de pago y tomando las medidas de control adecuadas como lo está haciendo Kripties, supone estar en primera línea de fuego.

Asimismo, el arte es una forma de expresión que por su propia esencia ha de evolucionar y adaptarse a lo nuevo. Por tanto, el criptoarte une ambas dimensiones y lo hace tangible y asequible, consiguiendo así algo que no se ha hecho en muchos años con las artes en general. La sociedad necesita el arte, pero debe estar más presente en las casas, colegios y en el día a día de todos, cosa que hasta ahora no ha sido así. Con este proyecto se conseguirá, no dudo en su éxito, y en el del arte y su lenguaje, sea tanto con gafas de realidad virtual o como pantallas con cuadros en mi salón. Es una gran idea.

CINCO PREGUNTAS: MICHELO TORO

Míchelo Toro es el director y fundador, en 1995, de la Escuela de Fotografía APERTURA, en Málaga. Profesor del Máster de Fotografía Profesional y de los Másters de Fotografía de Autor y MASFOCO. Comenzó en la fotografía con 12 años en la empresa familiar y desde que completó sus estudios en Estados Unidos, no ha parado de aprender. Su gran proyecto actual es la Sala de Exposiciones APERTURA en la que se muestra trabajos de fotografía contemporánea española.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Siendo fotógrafo, coleccionista y economista, creo que el interés en este tema viene de serie.
Siempre he sido una persona curiosa, además de hiperactiva, y con pasión por la tecnología. Ahora veo en el criptoarte la oportunidad de unir y avanzar en muchas cosas que me fascinan.

¿Qué crees que puede aportar a las industrias creativas y culturales?

Creo que nos abre nuevas puertas a crear y difundir el arte y la cultura, a poner en valor el trabajo de los creadores, pero sobre todo a dar un empujón tecnológico a nuestro sector.
Además, nos obliga a hablar de dinero, si, eso que ahora llaman “monetizar”, algo que en nuestro sector se habla poco, ahí el estado de precarización que se ha demostrado en la pandemia en el sector creativo y cultural.

¿Y a la fotografía en particular?

Desde hace 20 años la fotografía es en su mayoría capturada y modificada digitalmente, además de su hibridación con el mundo del diseño gráfico, el video y los efectos especiales, abriendo nuevas posibilidades tanto en la creación de obras como en su exhibición y difusión, y ahora con el criptoarte llega la “buscada” opción de monetizar estas creaciones.

¿Cuáles son los principales inconvenientes que encuentras en el espacio NFT?

Actualmente el desconocimiento asociado a la palabra “cripto”, y a veces demonizado, pero creo que es cuestión de tiempo y pedagogía el comprender y aprender cómo funciona este nuevo mundo.

¿Cómo ves el recorrido de la fotografía en los nuevos mercados en un par de años?

Pues imagino que cambiante e incierto, como todo en estos tiempos, pero como soy un optimista por naturaleza y creo en lo que me apasiona, avanzaremos.

DÍA MUNDIAL DE LA FOTOGRAFÍA

Hoy es el Día Mundial de la Fotografía.

El objetivo de celebrarlo este día, el 19 de agosto, es que en el año 1839 la Academia Francesa de Ciencias anunció al mundo la técnica fotográfica conocida como daguerrotipo, una de las primeras de su tipo en el mundo. También en ocasiones se toma este día para celebrar el día mundial del fotógrafo.

Hace un siglo aperecía una nueva tecnología que amenazó con cambiar la forma en la que el arte se compraba, vendía y era entendido: la fotografía. Mientras que una pintura o una escultura eran algo muy único, con un solo negativo se podían imprimir tantas copias como quisieras, de una forma similar a cómo ahora se pueden hacer miles de copias de un archivo digital.

En este aniversario la fotografía, además, vive un momento excepcional con el desarrollo de los nuevos NFT, la explosión del criptoarte y todo un nuevo espacio de exposición y desarrollo.

El caso es que la discusión sobre el valor de los NFT no es nueva. Cuando la fotografía comenzó a popularizarse, a Salvador Dalí le preguntaron cuál era la diferencia entre una muy buena fotografía y un cuadro pintado por Velázquez del mismo sujeto visto desde el mismo ángulo. Respondió que la única diferencia son los siete millones de dólares por los que se había comprado por aquel entonces su retrato de Juan de Pareja, para recalcar que la fotografía no mató la pintura, sino que la resucitó.

Esta misma cuestión resuena en el mundo digital, donde todo es replicable al instante y con exactitud matemática, luego… ¿Son los NFT la clave para resucitar el arte digital. Probablemente mucho más que eso.

Lo que sí parece claro es que cualquier avance tecnológico conlleva la incertidumbre de cómo preservar la calidad de lo manual. No obstante, dice Schmidt que, si bien Walter Benjamin en su teoría estética sobe el arte “sostenía que la reproducción tecnológica de una obra de arte permitiría una democratización del acceso a las imágenes”, esto se ve “trastornado por los NFT, que existen una sola vez y no son duplicables”. Por tanto, “la profecía de Walter era errónea”, aunque puede que no fallara en otro aspecto: “Decía que con la reproducibilidad tecnológica de las obras podría desaparecer el aura de un cuadro”. Dice el director de los Uffizi que “puede ser que el emerger de los NFT reduzca la esencia de una obra original, pero esto aún no lo sabemos. Ahora estamos viviendo la revolución, que nos está cambiando la vida y su entero desarrollo, por lo que no podemos hacer especulaciones”.

Museos andaluces

LOS MUSEOS ANDALUCES Y LA REVOLUCIÓN DEL NFT

Hace poco más de una semana nos hacíamos eco de la iniciativa del Museo del Hermitage de tokenizar parte de sus fondos, poniendo de manifiesto que casi todos los últimos grandes titulares de arte y cultura tienen que ver con la digitalización e irrupción del NFT.

A partir de la información extraída del portal del Museo Estatal Hermitage, el segundo más grande del mundo, conocemos su intención de presentar sus obras en la plataforma Binance NFT. Bajo el nombre de “Tu ficha se guarda en el Hermitage”, esta colección estará compuesta por las obras Madonna litta (Leonardo Da Vincci), Judith (Giorgione), Lila Bush (Vincent Van Gogh), Composición IV (Vassily Kandisky) y la esquina del jardín en Montgeron (Claude Monet), entre otras.

Por otro lado, Binance confirmó su colaboración en la creación y lanzamiento de esta colección de arte tokenizando del Museo del Hermitage mediante el siguiente formato: Cada obra de arte tendrá dos copias NFT, una de ellas a almacenar en el propio Hermitage y, la segunda, a vender en subasta en el market Binance NFT. Las certificaciones encriptadas serán firmadas por el actual responsable del museo, Mikhail Piotrovsky, creándose a partir de ese momento la validación de su autenticidad, la limitación en la cantidad de NFT e independencia de la obra material, transfiriendo todas las ganancias de la venta al Museo Estatal del Hermitage.

Difícil encontrar un mejor escenario desde donde liderar la revolución del arte digital que tenemos ante nosotros.

El arte en formato digital es ya un fenómeno global y que, junto con la Blockchain, ofrece nuevas propuestas de gestión y desarrollo. Esta revolución no solo consolida y expande la obra de arte digital per se, sino que  incorpora nuevos modelos de  explotación a partir de un nuevo concepto de propiedad y derechos de autor desde las colecciones de nuestros museos.

La milenaria historia de Andalucía ha dejado en herencia un inmenso legado de la mano de grandes genios de todas las facetas artísticas y culturales, contando además con una importante cantidad de museos de gran factura: desde el Bellas Artes de Granada, el museo público más antiguo de España, hasta los de más reciente creación como el del Íbero de Jaén, el conjunto museológico andaluz sorprende por su diversidad en formatos y colecciones, con un inmenso repertorio de fondos que convierten a la comunidad andaluza en un claro referente mundial.

Las políticas han convertido a ciudades como Málaga en ejemplo de apuesta cultural como fórmula de desarrollo económico compatible con escenarios turísticos tradicionales. En los últimos meses son numerosas las voces influyentes que reconocen públicamente el lugar privilegiado que ya ocupa Málaga en el mundo de la cultura y el arte, tras décadas de esfuerzo y buen hacer. Un esfuerzo que también ha calado en la sociedad malagueña y en la apuesta por su capacidad creadora y creativa. Esa Málaga ,Ciudad de los Museos, que ha irrumpido con fuerza es la misma que al mismo tiempo es el nuevo foco de atracción de las grandes multinacionales de la industria digital en Europa. Difícil encontrar un mejor escenario desde donde liderar la revolución del arte digital que tenemos ante nosotros y a la que Andalucía no ha de renunciar.

Desarrollar nuevas políticas de préstamos, configurar desde esta óptica el comisariado y las exposiciones temporales o, simplemente, plantearnos copropiedades en formatos NFT desde las diferentes administraciones o particulares con programas específicos, podrían ser buenos recursos para salvaguardar el patrimonio de los museos.

CINCO PREGUNTAS: JUAN ESTEBAN

Juan Esteban es nuestro director de lenguajes artísticos y, aunque se licenció en Bellas Artes con la especialidad de pintura, desde los noventa desarrolla su carrera profesional en el mundo digital participando en grandes proyectos corporativos. Tecnófilo inquieto, siempre entre gadgets, videojuegos y testeando software en beta, nos aporta su singular visión sobre el futuro inmediato del arte.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Me licencié en Bellas Artes, en pintura, en una época en la que la tecnología y las artes no se llevaban muy bien. Yo era un bicho raro porque crecí en un ambiente muy tecnológico; por entonces ya trabajaba con ordenadores a la vez que estudiaba y luego desarrollé mi carrera profesional en el ámbito de la publicidad y la comunicación. Siempre he vivido entre el arte tradicional y el mundo digital, así que diría que mi interés estuvo aquí siempre, de forma natural.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

El arte es universal y lo podemos encontrar en todo lo que hacemos. La llegada del criptoarte, para mí como creador, supone la normalización de una vía de expresión artística más que nos brinda posibilidades antes inalcanzables. Y tan importante o más es lo que puede significar para su consumo y difusión, muy especialmente entre las nuevas generaciones.

¿Y a la sociedad?

El criptoarte nos trae una visión del mundo romántica que me fascina: la de la belleza accesible para todos, aunque su propiedad sea única.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

Un papel fundamental. Yo creo que es la clave y el mayor reto de este gran movimiento. Los mercados necesitan confianza para crecer y estoy convencido de que la incorporación de criterios objetivos de valía artística, además de los tecnológicos, será vital para el éxito en el mercado.

¿Cómo ves el recorrido de Kriptie’s en un par de años?

Siento que estamos ante una oportunidad única en la que Málaga abandera el movimiento y la industria del criptoarte en Europa, y en la que Kripties pone su grano de arena para conseguirlo.

QUÉ NECESITO PARA CREAR MI NFT

El apasionante mundo del criptoarte nos brinda infinitas posibilidades gracias a su versatilidad e inmediatez, sin fronteras. ¿Sabes qué necesitas para crear tu primer NFT? Te lo resumimos en este GIF en solo 4 pasos.

¿Tienes dudas? Escríbenos sin compromiso aquí –> contacto

TOKIO 2020: MASCOTAS DEL FUTURO

Estamos a unas horas del 8 de agosto de 2021, día en el que se celebra la última jornada de estos atípicos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Será  difícil no recordarlos como los juegos del COVID-19, a pesar del empeño de la organización japonesa con el nombramiento de su mascota, mascotas en esta ocasión, como insignia de la presente edición.

Miraitowa, un ser antropomórfico inspirado en los dibujos manga japoneses

El azulado Miraitowa es el personaje protagonista de Tokio 2020, y la rosada Someity, la mascota paralímpica. Los dos son seres antropomórficos que viven en el mundo digital, pero que también pueden interactuar con el mundo real, poniendo de manifiesto que estas han sido además las Olimpiadas más digitales de la Historia.

La primera vez que una mascota acompañó a los juegos fue en Grenoble 1968, es decir, los X Juegos Olímpicos de Invierno. En México 1968 se utilizó un jaguar rojo para identificar el evento, sin embargo, no se le reconoce como una mascota oficial como las que habría a partir de Grenoble 1968.

Entre tanta fauna, los animales o híbridos son mayoría, los perros ganan ya que han sido dos las ocasiones en las que fueron mascotas: Waldi es el nombre del simpático perrito salchicha. A partir de su aparición en los Juegos de Múnich de 1971, los atributos de las mascotas se establecerían y definirían. Se utilizó un perro salchicha por ser característicos de Baviera y por su agilidad y tenacidad.

La segunda ocasión fue en nuestra Barcelona ’92. Cobi es un perrito pirineo en estilo cubista realizado por Javier Mariscal. Su nombre se deriva de las siglas del Comité Organizador de los Juegos. Cobi tuvo su propia serie animada y fue, y sigue siendo, muy popular.

En Tokio 2020 lo digital se impone sin dar la espalda a la tradición

Miraitowa está diseñado con el patrón Ichimatsu Ai (azul índigo) del emblema de los Juegos de Tokio 2020, un homenaje tanto a la tradición respetada como a la innovación moderna de la cultura japonesa. Tiene una personalidad inspirada en el proverbio japonés, «aprender del pasado y desarrollar nuevas ideas». Es alegre y notablemente atlético, con un sentido muy fuerte de integridad. Y consta de un poder especial para tele transportarse instantáneamente a cualquier lugar que desee.

El nombre Miraitowa se basa en las palabras japonesas «mirai», que significa «futuro», y «towa», que significa «eternidad», que representa el deseo de que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 conduzcan a un futuro de esperanza eterna en los corazones de todos en todo el mundo.

Su compañera Someity, es un personaje genial, con poderosos poderes y sensores táctiles de cerezo en flor. Someity puede usar los sensores en los lados de su cabeza para obtener poderes telepáticos, volar usando su capa de patrón Ichimatsu e incluso mover objetos sin tocarlos. Tiene una presencia tranquila y silenciosa, guiada por una gran fuerza interior, pero puede mostrar superpoderes que encarnan la dureza y determinación de los atletas paralímpicos. A algunos les encanta estar en la naturaleza, y pueden comunicarse con elementos naturales, como las piedras y el viento.

Su nombre proviene de «Someiyoshino» — un tipo popular de flor de cerezo — y la frase «tan poderoso». Puede mostrar una enorme fuerza mental y física, representando a los atletas paralímpicos que superan los obstáculos y redefinen los límites de la posibilidad.

Una vez más Japón llevan tradición y modernidad de la mano, en una hoja de ruta que irremediablemente nos lleva hacia el futuro.

CINCO PREGUNTAS: LUCÍA MORENO

Lucía Moreno es nuestro experta en gestión de empresas. Pertenece a una familia de larga tradición empresarial y en ella conviven energía y capacidad analítica, siempre con los pies en el suelo. Cuenta además con una importante experiencia en marketing digital desarrollada en agencia.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Siempre he sido una persona inquieta y emprendedora, lo que me ha llevado a iniciarme en diferentes sectores como el de la publicidad y el marketing. Pronto me di cuenta de que el momento actual y el lugar donde nos encontramos es el idóneo para abordar el proyecto de Kriptie’s; estamos muy ilusionados y estamos decididos a contribuir en el impulso del arte y la cultura a través de la tecnología de la blockchain. Además, es difícil imaginar mejor forma de iniciar este viaje contando con mis compañeros, especialistas en diferentes áreas complementarias del arte, tecnología y comunicación. Estoy convencida de que el criptoarte es ya una realidad y que cada pronto tendrá una gran presencia en nuestras vidas.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

La irrupción del criptoarte va a suponer un impulso al consumo y disfrute del arte, pues posibilita al público global el acceso a obras de todo tipo sin que la localización o la plataforma supongan un freno.

¿Y a la sociedad?

En Kriptie’s estamos convencidos de que este movimiento va a suponer la universalización del arte, además de la globalización que antes mencionaba.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

Creemos fundamental contar con profesionales que faciliten a los creadores un asesoramiento en la orientación de su obra, pero también a coleccionistas en la selección de obras, garantizando así su autoría, originalidad y valor en el mercado.

¿Cómo ves el recorrido de Kriptie’s en un par de años?

Kriptie’s nace para dar respuesta al fuerte empuje que estamos presenciando en torno al criptoarte. Su recorrido será paralelo a lo que consiga calar en la sociedad y, hoy por hoy, las perspectivas son muy favorables. En el equipo lo vivimos con mucha ilusión y plena confianza en un gran crecimiento.

Composición VI, 1913 - Wassily Kandinsky

EL MUSEO DEL HERMITAGE ‘MINTEA’ OBRAS DE LEONARDO, MONET Y VAN GOGH, SUMÁNDOSE AL MOVIMIENTO NFT

El Museo del Hermitage de San Petersburgo y la corporación Binance se han puesto de acuerdo para crear y lanzar obras de arte tokenizadas NFT de algunas de las colecciones de la famosa galería de la antigua Capital Imperial Rusa. Parece que los trabajos estarán listos para finales de agosto, si bien Mijail Piotrovski, director del museo y encargado de firmar las obras, asegurando la autenticidad de las mismas, sostiene que necesitan probarlo.

El Hermitage subastará en Binance copias de obras del museo como NFT

Según el comunicado de Binance, el museo “ha creado un importante precedente que permitirá integrar el mercado ruso en la facturación internacional de NFT”. Así, se lanzarán NFT de edición limitada con copias digitales de obras maestras de su colección de arte, de grandes autores como Leonardo da Vinci, Van Gogh, Kandinsky o Claude Monet.

Cada obra tendrá dos copias NFT, una quedará almacenada en el Hermitage y la segunda ser verá subastada en la plataforma de NFT de Binance. Las copias de los NFT se mostrarán en una exposición dedicada al arte NFT este otoño.

Desde luego es un dato más que relevante y una clara advertencia de que llegan aires de renovación en la museología y la museografía. La pandemia ha marcado un punto de inflexión con una clara necesidad digital; las redes se llenaron de contenidos y tantearon un ámbito que ya llevaba tiempo incubando nuevos lenguajes y formatos, y todo ha desencadenado una precipitación en lo digital de la que se hacen eco los medios día a día.

La revolución digital no solo es un fenómeno tecnológico, sino que además nos brindan de manera irreversible nuevas formas de expresión y desarrollo artístico-cultural con mucho que decir en nuestra sociedad.

CINCO PREGUNTAS: ALEJANDRO DOMÍNGUEZ

Alejandro Domínguez es nuestro experto en blockchain y tiene un indudable carácter emprendedor. Tras 20 años ligado al mundo farmacéutico en Latinoamérica, Europa y Oceanía, pronto conoció y se inició en el mundo del blockchain y las criptomonedas, creando una empresa orientada a prestar servicio y asesoramiento en la compra, venta y uso de criptomonedas, proyectos en cajeros automáticos y sistemas de pago de Bitcoin y Altcoins.

¿Cómo nace tu interés por el criptoarte?

Me inicie en el mundo de las criptomonedas años atrás y junto a unos socios creamos una empresa orientada a prestar servicio y asesoramiento en la compra, venta y uso de criptomonedas, proyectos en cajeros automáticos y sistemas de pago de Bitcoin y Altcoins, todo ello de una forma segura y de acuerdo a la legislación legislación vigente.

Siempre he tenido pasión por el mundo creativo en distintos campos, incluido el artístico, por lo cual no ha sido difícil fijarme que el mercado criptográfico es una posibilidad enorme y libre, en la cual los artistas pueden tener el reconocimiento de su valía y autoría acerca de sus obras.

¿Qué crees que puede aportar al arte?

Principalmente, cuando hablamos de criptoarte hemos de comprender que hablamos también de Tokens y tokenización, especificamente de los NFTs (los llamados Tokens no fungibles), este tipo de tokens permiten mediante un contrato inteligente establecer las condiciones del mismo, como por ejemplo la comisión que cobrará el artista en traspasos futuros, así como su firma digital que no es más que la autoría de la obra en el mundo digital.

¿Y a la sociedad?

Antes que nada, debemos aceptar que los NFTs y las criptomonedas van de la mano en toda esta revolución artística digital encriptada; por llamarlo de alguna manera, introducirse en el mundo NTFs es también hacerlo en el mundo de las criptomonedas.

Bien, entendido esto y considerando que la sociedad está inmersa en una gran revolución digital, criptográfica, tecnológica y bancaria, el criptoarte permite no solo a los creadores artísticos acceder a mayor cantidad de público, sino también al coleccionista o al apasionado de arte invertir y poseer parte de alguna obra significativa, ya sea para su propio disfrute, inversión o para multiples usos como pueden ser la reproducción en formatos digitales o afines tecnológicos por la garantía mutua coleccionista-artista de la autentificación de la obra y los derechos de uso/disfrute de la misma, todo ello amparado en un contrato digital no modificable y remunerado en criptomonedas.

¿Qué papel le das a la curación o selección de obras en el futuro del Criptoarte?

Hablar de selección de obras es hablar de calidad y garantía artistica, el mundo del criptoarte no debe alejarse de los criterios libres de valoración de las mismas en el mercado, siempre influenciado por las tendencias artísticas del momento y por el reconocimiento al trabajo del propio artista, considero que en un futuro cada vez más próximo, no solo el criptoarte sino también la tokenización no fungible llegarán cada vez más a diversos profesionales en la materia y evolucionaran el mundo del arte tal cual lo conocemos ahora.

¿Cómo ves el recorrido de Kriptie’s en un par de años?

La apuesta de los que formamos parte de la familia Kriptie’s, tiene que ver no solo con lo artistico y tecnológico, también es una apuesta revolucionaría, socialmente hablando es acompañar con valentía y profesionalidad a nuestros artistas, entidades publicas y privadas, coleccionistas y afines para que se introduzcan en el mundo digital y encriptado con total seguridad y de la mano un equipo que va evolucionando día a día.